¿Por qué a Latinoamérica nos llegan los juegos en el español de España?

Estándar

Asumo que sabrán que hay dos grandes acentos del idioma español: el primero, el español castellano ibérico, que se habla allá en España, y el segundo, el así llamado español latino neutro, que aunque no tan neutro ha sido popularizado en Hispanoamérica por las industrias de doblaje, primero desde México  y luego en otros países, como Argentina, Venezuela, Chile y Colombia.

Cuando sale un juego de video, usualmente este sale con tres fechas de salida distintas: la japonesa (J), la americana (U) y la europea (E). Por leyes de la Unión Europea, los juegos de video deben ser traducidos, al menos, a los idiomas inglés, francés, alemán, español e italiano. Por supuesto, sobra decir que dichas traducciones suelen ser hechas con los modismos propios de Europa; es decir, las versiones españolas son traducidas a castellano ibérico. Cuando llegan las versiones americanas, suelen ocurrir dos o tres cosas. La primera, que el juego sólo aparezca en idioma inglés, que es lo más común debido a que la versión americana sale a menudo antes que la europea; es más, usualmente se usa la versión inglesa de los Estados Unidos tal cual para la versión inglesa del Reino Unido (asumo que les incomoda tanto como el caso que les estoy proponiendo). La segunda opción es que las traducciones americanas y europeas se sincronicen, y la traducción española llegue a territorio americano… pero no toman el importantísimo cuidado de notar que tenemos acentos muy distintos en América y Europa. Asumo que es por ignorancia de los cambios de acento, o simplemente porque redoblar un juego es bastante costoso, pero usualmente prefiero jugar los juegos en inglés americano que en castellano ibérico (y creo yo que no estoy solo). La tercera opción, y por lejos la menos común, es que hagan ambos doblajes, o en casos todavía más raros, que sólo se haga el «doblaje latino» y luego sea este exportado a España (sucedió una vez con HALO 2, y desde entonces no creo que haya  vuelto a ocurrir).

La pregunta es la siguiente: ¿Es posible convencer a los encargados de traducción para que tomen en cuenta esta importante diferencia y no nos manden los juegos en el acento equivocado?