Por qué me niego a aprender a manejar un automóvil

Estándar

Sé que suena raro que en una época como esta, alguien tan tecnológico como yo diga que no tiene interés alguno en aprender a manejar. Pero qué quieren que diga, esa es la verdad. No es simple pereza, de hecho tengo mi buena y justificable lista de razones.

La primera, muy obvia, es lo difícil y caro de aprender a conducir. Cursos caros en el mejor caso, o cuando no se puede, ver si un vecino o familiar puede sacar tiempo los fines de semana, y de paso logre encontrar un lugar con poco tránsito… ¡como si en esta época se pudiera! Y luego las pruebas de manejo, que cuestan un ojo de la cara. Por intento. ¿Por qué entonces no se me ocurre conducir sin licencia? La razón es simple: en la práctica, conducir es muy arriesgado y yo aprecio mucho mi vida, y la de los demás. No en vano manejar sin aprobar el mentado curso es ilegal.

La otra razón es monetaria. Comprar y mantener un vehículo es carísimo. Perfectamente uno puede gastar el 99% del sueldo en gasolina, mantenimiento, marchamos, y las cuotas del vehículo a 20 años plazo. Y aún falta comprar la comida. Hagan los cálculos.

Otra razón (dirán excusa) es lo draconiano de la ley de tránsito. Lo del alcohol al volante, es lógico, y no me importa porque soy abstemio. Pero la restricción vehicular, ahí sí no. Imagínese gastar medio salario en algo que, por ley, se le prohíbe usar cada cierto tiempo. Si el objetivo es lograr que la gente no use sus vehículos, conmigo lo lograron por goleada.

Otra razón, más ambiental que otra cosa, es que un automóvil particular aumentaría mi huella de carbono por muchas magnitudes. Y el ambiente ya de por sí está de la tostada. Mejor no “ayudo”.

Si se preguntan cómo rayos me muevo, es con el transporte público. Un buen servicio de taxis y buses hace que conducir se haga innecesario. Sabiendo planificar, es más cómodo, más seguro, y hasta más barato. Como leí en algún estudio, hasta el más ávido usuario de taxi gasta menos que el dueño de un automóvil. Como dije, hagan los cálculos.