#ResetTheNet: cómo vivir “fuera de la red” sin salirse de Internet

Estándar

Hoy, múltiples organizaciones se han unido para promover el uso generalizado de herramientas que ayuden a la privacidad y la soberanía digital, en un movimiento que se ha denominado #ResetTheNet (“reiniciemos la red”). He estado utilizando personalmente muchas de las herramientas que han propuesto, pero honestamente he estado posponiendo mucho el crear una guía para que el tipo común y corriente pueda vivir su vida lo más fuera posible de los mayores silos de información, en particular los más acusados de colaborar con violaciones a la privacidad como serían Google, Facebook, Microsoft, etcétera. ¿Y qué mejor forma de hacerlo que usando software libre para todo lo que se pueda? La máxima transparencia, y la posibilidad de poder mudarse en caso de que ocurra algo sospechoso en nuestro actual proveedor, son dos detalles de vital importancia para poder confiar en aquellos a quienes confiamos nuestra información. A continuación, una lista de pasos tan sencilla como he podido hacerla para mantenerse seguro en casa, en línea y en el teléfono móvil/celular.

Paso 1: En línea

  • Hágase una cuenta en un proveedor de correo y chat basados en software libre. Recomiendo Autistici/Inventati (basado en Italia pero requiere aprobación previa), OpenMailBox (que además tiene un servicio de hospedaje de archivos), o Riseup (que lamentablemente tiene tres problemas: está hospedado en los Estados Unidos y es propenso a órdenes judiciales, requiere la aprobación de otros dos usuarios actuales de Riseup, y el espacio de almacenamiento de correos es reducidísimo). En cualquier caso, procure mantener el correo lo más vacío posible, y guarde los correos viejos importantes en su propia computadora (por ejemplo, mediante Thunderbird).
  • En caso de que ocupe chatear, es altamente recomendable usar un cliente dedicado, que puede buscar más abajo. Pero si por alguna razón no puede instalar uno, puede usar Converse.js o JWChat.
  • Hágase una cuenta en un proveedor de hospedaje de archivos basado en ownCloud. Recomiendo el provisto por OpenMailBox (que tiene además servicio de correo y chat) y OwnDrive (que ofrece un servicio gratuito de 1 GB y se puede pagar una tarifa cómoda por hasta 500 GB). Estos proveedores además incluyen servicio para lector de RSS (útil para ver noticias), se pueden escribir notas y editar documentos en formato OpenDocument, así como escuchar la música que suba.
  • Hágase una cuenta en una red social libre. La más funcional que conozco es Friendica (muy similar en estructura a Facebook), seguida de cerca por GNU Social, otrora Status.Net (más similar a Twitter). En el primer caso, el servidor más estable es MyFriendica, y en el segundo el campeón indiscutible es Quitter.
  • Cambie su buscador. En un mundo ideal recomendaría mudarse a Seeks (basado en software libre) o incluso instalar YaCy (que utiliza tecnologías P2P para que las búsquedas no dependan de un servidor, sino que se compartan entre todos los usuarios de YaCy). Pero mientras maduran estas herramientas, la mejor opción es DuckDuckGo, que se actualizó recientemente para poder buscar directamente imágenes y videos, utiliza múltiples motores de búsqueda para dar los mejores resultados, despliega resultados directamente en pantalla para búsquedas comunes, y a pesar de estar hospedado en los Estados Unidos procura anonimizar las búsquedas al máximo.
  • Si puede, procure también utilizar otras herramientas basadas en software libre. Apertium es un traductor en línea (con cliente local si se prefiere) basado en software libre, pero que lamentablemente no le llega aún a la altura de Google Traductor. MediaGoblin es un servicio de hospedaje multimedia altamente flexible que puede sustituir a YouTube, Flickr, Instagram, DeviantArt y demás, con un servidor público en Gobblin.se. Ur1.ca es un acortador de enlaces basado en software libre, bastante sencillo, así como las diversas instancias de YOURLS que dan mayor control sobre los enlaces (personalmente uso una instancia pública, corta.co). Si necesita hacer edición colaborativa de archivos en servicios como Google Docs, y el documento es de texto plano, puede considerar usar una instancia de Etherpad, como la que provee Riseup o La Quadrature Du Net.

Paso 2: En casa

  • Considere instalar (GNU+)Linux en su computadora. Si el hardware de su sistema y sus actividades diarias se lo permiten, considere usar una distribución basada 100% en software libre; recomiendo Trisquel para los más novatos. Si no fuera posible, siempre puede instalar ediciones más flexibles de Linux (recomiendo en este caso Linux Mint). No dude en solicitar ayuda para instalar el sistema; hay múltiples foros donde puede despejar todas sus dudas. Tampoco olvide encriptar el disco duro durante la instalación.
  • El sistema operativo traerá por defecto la mayoría de cosas que necesita para una computación segura, pero no todas. Por ejemplo, en Firefox (o sus equivalentes como Iceweasel o Icecat) es recomendable agregar complementos como HTTPS Everywhere (que asegura que todas las conexiones utilicen un canal seguro, aunque solamente entre el usuario y el servidor), o AdBlock Plus (que elimina los anuncios, pero además puede configurarse para evitar que las redes sociales espíen qué sitios se visitan). En Thunderbird es recomendable agregar Enigmail (que permite usar el sistema GPG, que permite verificar el origen de los mensajes y encriptarlos para que terceros no los vean, pero necesita que ambas partes tengan GPG disponible). En el cliente de chat Pidgin (o compatible) hay un sistema similar al GPG, conocido como OTR (“fuera de registro” por sus siglas en inglés).
  • Si quiere ir un paso más allá, considere configurar su computadora para conectarse mediante Tor. Este sistema rebota sus datos encriptados mediante múltiples nodos, de tal forma que los servidores no tienen idea de dónde viene su propia información. Sin embargo, usarlo eficazmente requiere más dedicación que los métodos anteriormente mencionados, y para ello es recomendable leer otras guías.

Paso 3: En el teléfono

  • Si tiene un teléfono Android: felicidades, vamos por buen camino. Si tiene un teléfono iPhone o iPad, le recomiendo ir ahorrando para cambiarlo, porque usarlo en forma segura es bastante utópico.
  • Busque si su teléfono tiene disponible “root”, es decir, capacidad de recibir permisos de administrador o superusuario. Esto será necesario para el siguiente paso.
  • Busque si su teléfono tiene un ROM disponible. Un ROM es una imagen del sistema operativo del teléfono; está el original del fabricante, y otros basados en software libre que se pueden usar en vez del original. El plan es utilizar uno de los segundos; además de liberar recursos del teléfono que se usarían en aplicaciones del fabricante, esto limita la cantidad de datos que puede recolectar el fabricante de sus hábitos con el teléfono. Recomiendo usar CyanogenMod, uno de los más completos hoy día.
  • Aplique los parches para conseguir el “root” en su teléfono, y luego instale el ROM correspondiente. Tenga cuidado, sin embargo, puesto que no conocer el procedimiento apropiadamente puede dejarlo con el teléfono muerto y convertido en un caro ladrillo, y además la mayoría de los fabricantes le denegarán la garantía por realizar este procedimiento, tenga éxito o no. (En algunos casos basta con respaldar el ROM anterior y deshacer los cambios para aplicar la garantía de nuevo, pero no en todos.) Al igual que en su computadora, usted puede también encriptar el dispositivo después de la instalación.
  • La mayoría de ROMs requieren que el usuario instale las aplicaciones de Google (conocidas como GApps) por aparte. Si no requiere usar aplicaciones de Google Play, procure no instalar las GApps; para instalar aplicaciones, recomiendo usar F-Droid, un repositorio alternativo de aplicaciones que contiene solamente software libre para Android.
  • Ya que tenga su teléfono parchado, puede instalar varias aplicaciones. Si quiere un navegador que sincronice sus pestañas entre el teléfono y el escritorio, instale Firefox para Android. Si quiere sincronizar sus contactos en vez de mantenerlos en el teléfono o en los servidores de Google, instale DAVDroid (es de pago en Google Play pero gratis en F-Droid), y luego use el servidor de ownCloud que haya elegido para sincronizar sus contactos y citas (el procedimiento es algo complicado porque hay que repetirlo para cada una de las dos funciones, pero hay guías para realizarlo). Si quiere sincronizar archivos, instale ownCloud para Android (mismo caso que DAVDroid), y para revisar noticias instale ownCloud News (mismo caso que ownCloud). Para chatear tiene disponible múltiples aplicaciones: Xabber, Beem, ChatSecure

Paso 4: En su comunidad

  • Desafortunadamente, estar “fuera de la red” significa que debe volver a buscar a sus contactos personalmente, y convencerlos de seguir los anteriores pasos para que sigan en contacto con usted. No se sorprenda si halla que nadie quiere mudarse con usted; esto es perfectamente normal, porque no hay aún masa crítica ni medios para concientizar a la gente para que se mude. Pero el día de #ResetTheNet viene precisamente a traer esa masa crítica; mientras más gente conozca al respecto, mejor.

¿Un reproductor multimedia completo para Linux?

Estándar

Una de las cosas que peor me cae de las distribuciones Linux (técnicamente Linux+GNU, pero ahí me entienden) es el hecho de que tengan distintos programas para reproducir música y reproducir video. iTunes y Windows Media Player han puesto todo junto durante años, y les funciona. Pero los desarrolladores de software libre insisten ciegamente en la filosofía Unix: “Un programa debe hacer una sola cosa, y hacerla bien”. Evidentemente eso último no lo han logrado. Este año, al menos cada mes ha salido un nuevo reproductor “multimedia” para plataformas Linux (donde “multimedia” está entre comillas porque significa que reproducen música pero no video, por paradójico que suene). Por citar ejemplos: Beatbox, Exaile, Listen, Clementine, Prague, DeadBEEF, gMusicBrowser, Tomahawk; más veteranos, XMPP, Audacious, Rhythmbox, Amarok, y el liviano pero algo arcaico MPD. Todos los anteriores rechazan agregarle soporte ad portas, y aunque igual hay reproductores multiuso, cada uno tiene sus fallos: Banshee es pesado y su uso de Mono lo pone en riesgo por patentes, Miro tiene una pobre integración con el escritorio y carece de funciones críticas, y XNoise está en pañales y su metodología de reproducción aún ocupa cambios.

Una multiplicidad de reproductores incompletos no es lo que Linux requiere. Así que pensemos en diseñar un reproductor completo. Lo llamaremos Howl, en honor a Amarok y Banshee, y tendría las siguientes características:

  • Tres librerías: una para música, otra para videos, y una más para imágenes. Planeo crear una solución todo en uno.
  • Descarga automática de letras musicales, como buen reproductor de música.
  • Soporte para scrobble. En vez de irme con Last.FM elegiría Libre.FM, que es libre (el nombre lo dice) y puede pasarle datos al primero, así que poco se pierde.
  • Tiendas de música. Como planeo hacerlo todo libre, se puede empezar con Libre.FM y Jamendo.
  • Ecualizador y cross-fade. Debe ser un reproductor musical respetable. Si se puede, modo para karaoke.
  • Selección de pista de subtítulos, video y audio (integrados o por archivo externo), en particular para videos en múltiples idiomas o con múltiples ángulos.
  • Soporte para podcasts y flujos multimedia, como emisoras en línea.
  • Edición básica de imágenes (recortar, contraste, rotar).
  • Nivelación de audio.
  • Edición de etiquetas en archivos, y sistema de renombrado y movimiento automático de los mismos.
  • Conversión de formatos de archivo, con opciones avanzadas (FPS, pasadas, bitrate, tamaño de imagen, recorte, canales de audio, filtros, pistas y archivos externos)
  • Listas de reproducción, manuales y automáticas.
  • Creación de CDs y DVDs.
  • Sincronización con reproductores portátiles.
  • Buscador inteligente de archivos multimedia, en el disco, en medios extraíbles, o en línea.
  • Soporte para el Sound Indicator de Ubuntu.
  • Y de ser posible, un modo mínimo como el de VLC.

Está bien, parece una carta al niño, pero imaginen si todo eso fuera posible con un solo programa. Sería la killer app de todo escritorio Linux…