VP8: Por fin, video libre y de calidad

Estándar

Hace no mucho, la batalla sobre cuál sería el nuevo formato de video para el Internet se debatía entre dos bandos: el códec H.264, excelente pero privativo (y con un sinfín de patentes que pagar y privaciones que aguantar), contra el códec Theora (libre como el viento, pero honestamente una bazofia al lado de cualquier códec de nuestra era).

Hasta hoy.

Google y una larga lista de colaboradores han anunciado que se libera el códec VP8 (de los mismos creadores de Theora, por cierto), en un proyecto bautizado WebM. Usando otras tecnologías libres (como el contenedor Matroska y el audio OGG Vorbis) han logrado armar el códec que promete mandar a todas las demás tecnologías al olvido. O al menos eso esperamos.

Lo primero que deseo hacer (aprovechando que el contenedor Matroska puede contener subtítulos en el excelente, y libre, formato Advanced SubStation Alpha, el estándar de facto entre los fansubbers) es recodificar mi animé de 50 MB por episodio en este formato, ahora que por fin se puede.

Lo segundo, es avisarle a varios proyectos que conozco para que se alisten:

Espero que no les arruinen la jugada metiéndoles un juicio por patentes o alguna estupidez por el estilo (como planeaba hacer Apple con Theora). Espero que le cambien el nombre al proyecto, también (WebM suena como que sólo puede usarse con conexión a Internet, preferiría un nombre tipo Theora como… digamos… Lumiere).  Y por supuesto, espero impacientemente un juego completo de herramientas para usarlo a mi antojo dentro de aproximadamente un mes.

Un problema, dos soluciones (o porqué la FSF es mucho menos popular que la OSI)

Estándar

Un caso hipotético: un usuario recién llegado a Ubuntu encuentra que no puede reproducir MP3s en su recién instalado sistema operativo. Bueno, hay dos soluciones al asunto:

Solución estilo usuario común de foro: Bueno, la forma más sencilla es instalando los códecs restringidos de Ubuntu. Simplemente te vas a “Agregar o quitar aplicaciones” y lo buscas en “todas las aplicaciones disponibles”. Eso sí, por alguna razón no se vale usarlo en los Estados Unidos, pero conseguir la licencia sale barato. Al menos más barato que el Windou$.

Solución estilo Richard Stallman: Esa música está en un formato privativo, y muy posiblemente la canción también está restringida por copyright. Es necesario que empieces un boicot contra este sistema que te priva de la libertad. Primero, borra inmediatamente tu colección de música. Segundo, consigue exclusivamente música en formato libre OGG y con licencia Creative Commons Atribución-Compartir igual (que es la única licencia Creative Commons verdaderamente libre). Y creo que mencionaste que usas Ubuntu, pero ese sistema operativo también apoya la causa privativa al incluir binarios para los cuales no se ha lanzado el código fuente. Te recomiendo encarecidamente que borres inmediatamente ese sistema operativo de tu sistema y que instales GNewSense, el único sistema operativo verdaderamente libre.

Claro está, sobra decir quién sale ganando más apoyo…