Llevando la remezcla al máximo: cuatro artistas de la adaptación musical

Estándar

Es bastante inusual decir que una obra basada en otra pueda llegar a ser original, disfrutable, mucho menos mejor que la obra en que se basó originalmente. Una cruel derivación del principio de Pareto implica que 8 o 9 de cada 10 obras derivadas, o remezclas, terminan siendo abismalmente peores que las originales, pero las siguientes son cuatro muestras de exactamente lo contrario, demostrando la importancia de la remezcla para el progreso de la cultura. Si quieren ver más de cada uno de estos, por cierto, cada título enlaza a sus respectivos canales de YouTube.

Continuar leyendo

Feliz décimo aniversario, Creative Commons

Estándar

Un día como hoy, del año 2002, fue liberada la primera serie de licencias Creative Commons. Lawrence Lessig, un visionario abogado estadounidense, armó estas licencias junto con un grupo que empezó a formarse en el año 2001, y con el apoyo del Centro por el Dominio Público de la Universidad de Duke. Su intención era el facilitar el compartir legalmente conocimiento y arte, así como ya se podía hacer con el así denominado software libre. Las licencias Creative Commons fueron inspiradas por las licencias del proyecto GNU, organizadas por la Free Software Foundation a cargo del informático Richard Stallman, y por ello tienen muchas similitudes. Varias de las licencias de ambas organizaciones aplican en su esencia el espíritu “copyleft” de compartir a cambio de compartir de vuelta, utilizando el derecho de autor en su propia contra para evitar que terceros impidan compartir las obras bajo estas licencias.

Hoy, diez años después, Creative Commons es la licencia para compartir contenido más popular de todas, por encima de iniciativas similares como la Licencia de Arte Libre o la Licencia de Documentación Libre del propio proyecto GNU. Las licencias Creative Commons han sido usadas en proyectos como la Wikipedia, Jamendo, Wired, y múltiples bibliotecas universitarias de artículos científicos. Son ya una opción disponible en los hospedajes multimedia más populares, como YouTube, BandCamp, SoundCloud, DeviantArt y Flickr. Con ellas se han licenciado millones de fotografías, libros, películas y álbumes. Junto con la Free Software Foundation, la organización que dirige Creative Commons ha popularizado la cultura abierta y libre.

Hoy Creative Commons está en una nueva fase de desarrollo. Así como ha sacado múltiples licencias para todos los gustos, desde los que meramente dejan compartir gratis hasta los que dejan la obra en el dominio público o similar, también en su momento ha lanzado licencias que hoy ya se han sacado de circulación, como la licencia para países en desarrollo, o las licencias de Sampling. En este momento, Creative Commons ofrece siete licencias principales. Y hoy está discutiendo uno de los cambios más importantes de su historia: ver si margina o retira las licencias que restringen el uso comercial y las obras derivadas, disminuyendo las opciones a solamente tres.

¿Qué razones motivan proponer este nuevo recorte? El cambio está siendo impulsado por el movimiento de cultura libre, que hoy día está tomando cada vez mayor terreno frente a la cultura meramente abierta. Inspirados por el primer movimiento “copyleft” organizado por Stallman, ha surgido un grupo que busca una cultura de compartir más pura, más compatible y menos restringida. Dependiendo de si se toma en cuenta su consideración o no, el futuro de la cultura del compartir será muy distinto. Por ejemplo, tomemos el caso de la música nacional costarricense. Hoy día en nuestro país hay mucha música bajo licencias Creative Commons, pero la música bajo licencias que permitan el uso comercial es prácticamente inexistente. Si se retirara la licencia que restringe los usos comerciales, ¿se pasarían las bandas a modelos totalmente restringidos por derechos de autor? ¿O, por el contrario, empezarían a abrazar modelos alternativos de distribución comercial? En otros ámbitos relacionados, ¿será beneficioso o dañino para la cultura libre permitir obras que no se puedan alterar? ¿Es necesario impedir la derivación de una obra para evitar la distorsión de la opinión del autor? Con estas y otras preguntas deberá lidiar la organización Creative Commons en su próxima década de existencia.

Las licencias Creative Commons han sido uno de los avances en cultura abierta y libre más populares de nuestros tiempos. Y en la próxima década veremos que el acervo de obras libres y abiertas aumentará aún más. Cada día surgen nuevos campos a los que puede aplicarse este tipo de licenciamiento, como la impresión tridimensional o la circuitería modificable. ¿Qué cambios vendrán en el futuro de la cultura libre? Esta será la gran interrogante durante la próxima década.