De la Fundación Mozilla y la presión de pares

Estándar

Hace poco, la fundación Mozilla, creadora del navegador de código abierto Firefox, hizo noticia al declarar que dicho navegador contendría la opción de utilizar un añadido para darle compatibilidad con EME, el standard de restricción anticopia (DRM) que ya es utilizado por Internet Explorer y Google Chrome. El agregado, evidentemente de código cerrado, será desarrollado por Adobe, el creador de Flash, que de hecho está descontinuado en Firefox para (GNU+)Linux desde hace tiempo. Evidentemente muchos han condenado la decisión, considerándolo una traición a los logros que ha buscado Mozilla a través de los años. Sin embargo, hay una razón por la que denomino a Firefox como “código abierto” en vez de “software libre”, y es porque esta no es la primera vez que Mozilla capitula a la presión de grupo.

Hace mucho tiempo…

Hubo una ocasión en que Firefox soportaba solamente códecs multimedia de libre patente, y apoyaba su uso extendido. Primero soportaba solamente el formato Theora, inferior técnicamente al formato H.264 (que suele estar en contenedores MP4 y por ello suele llamarse también así). Para empeorar la situación, este último era (y aún es) el único soportado por los famosos iPhones. Era una batalla perdida: si Firefox podía reproducir video, era solamente porque los desarrolladores usaban el ya extendido complemento Flash para darle soporte al MP4 en Firefox. Muchos criticaban a Mozilla por no dar apropiado soporte multimedia HTML5 en Firefox; muchos menos agradecían a Mozilla por coartar sus funcionalidades para presionar a los desarrolladores a dar soporte a los formatos libres. El único sitio grande en usar Theora fue un coidealista en el área de la libertad del usuario, Wikipedia. Fue una batalla perdida en esa ronda, hasta que…

Un rescate inesperado

Google adquirió la empresa On2 en agosto del año 2009. Esa no fue una compra casual más de la ya gigantesca compañía: On2 es una desarrolladora de códecs de video, y uno de ellos, el VP3, fue donado por dicha compañía como software libre y de patentes abiertas, cuando ya había desarrollado varias secuelas a dicho códec. El resultado final, tras muchas optimizaciones colaboradas por la comunidad (aunque ultimadamente insuficientes), fue Theora. Ahora Google haría algo similar con el códec más reciente de On2, el VP8, que combinado con el ya técnicamente superior Vorbis, de la fundación Xiph, y el contenedor Matroska, formaría el nuevo standard WebM, que ya empataba técnicamente con la edición básica del MP4. Tras varios escollos legales, incluyendo el pago de licencias de parte de Google al conglomerado que controla las patentes del H.264, Mozilla por fin aceptó incluir el nuevo códec en su navegador. Muchos desarrolladores empezaron a usar WebM como formato de respaldo para los navegadores que no soportaban MP4. Pero, lamentablemente, la lista de navegadores era cada vez más corta, y la mayoría de páginas web no veían necesario codificar los videos dos veces, ni que ocuparan el doble (o más) de espacio de hospedaje. Hasta que, eventualmente, Mozilla capituló en su lucha por los standards abiertos multimedia. Agregó código para que Firefox usara cualquier códec que estuviera instalado en el sistema: MP3, H.264, AAC, incluso los más recientes códecs libres como son Speex, Opus, Daala y VP9.

En retrospectiva

Así que ver a Mozilla capitulando respecto al DRM no me sorprende. Mozilla alega que de no incluir esta pieza de software no libre, la gente huirá a navegadores de código cerrado que sí soporten DRM, la mayoría para no volver, y ese sería el fin de la internet de formatos abiertos. Con la cobertura de mercado que Firefox tiene con respecto a Google Chrome (parcialmente de código abierto, pero tremendamente dependiente de los servicios cerrados de Google, paradójicamente), sí creo que esa excusa es válida. Lástima las decisiones a las que se ve forzada Mozilla, pero la fundación ya no tiene suficiente influencia para lograr impulsar una mayor apertura y libertad en la red. En serio, lo intentó una vez y ya ven que no resultó tan bien…