Doblaje costarricense: ¿por qué no lo habían pensado antes?

Estándar

Como lo he indicado en entradas anteriores, soy un fanático del buen doblaje (y también del doblaje aficionado). Y siempre me he preguntado por qué, habiendo empresas dedicadas a la traducción y adaptación de multimedia en lugares tan dispares como México, Venezuela, Colombia, Chile y Argentina, a nadie se le hubiera ocurrido que pusieran un estudio acá, en Costa Rica. Y no lo digo por mero nacionalismo, sino porque, en serio, es una excelente idea de negocio.

Para empezar, este país tiene uno de los acentos más neutros de América Latina. Insisto, no es nacionalismo, pero no omitimos la ‘s’ final (como en el Caribe y buena parte de Centroamérica), ni usamos ‘sh’ en vez de ‘ll’ (como en la Patagonia), y en ambos casos hay que entrenar a las futuras personas histriones de voz para que procuren usar un acento más standard, algo muy importante (y ocasionalmente descuidado) en lugares como Argentina. Ese solo hecho permite ahorrar ingentes cantidades de tiempo de entrenamiento, teniendo que dedicarse las personas que vengan como instructores a simplemente cuidar de la dicción y expresión del alumnado.

Segundamente, ya tenemos talento entre los múltiples locutores y actores de teatro y televisión que pueblan el panorama artístico costarricense. Así que me vengan a la mente, recuerdo a Magaly Gutiérrez (locutora y cantante), Natalia Monge (imitadora y presentadora), o Jorge Jackson (locutor y anunciante). Y también, si por principiantes se trata, ya hay una comunidad dedicada al doblaje aficionado, como la hay en Chile o México.

Tercero, uno de los detalles más importantes es que nuestro país es suficientemente compacto como para tener a todos los actores disponibles la gran mayoría del año. En México, por ejemplo, es cosa seria cuando un actor vive en una ciudad y lo llaman a grabar líneas en otra. Acá, en cambio, casi toda la gente vive en el Valle Central, y en el caso de quienes no, la gran mayoría del territorio está a menos de un día en vehículo de distancia.

Y por último, ya tenemos experiencia de doblaje de este país… aunque sea doblando anuncios para su consumo local. El caso de Mr. Músculo es uno de los que primero me vienen a la mente, aunque hubiera sido doblado primeramente en español mexicano, pero sí hemos tenido la experiencia de doblar algunos anuncios del inglés.

Por cierto, ¿por qué digo que “por qué no lo habían pensado antes”? Pues porque a alguien ya le dio la lucecita. Más específicamente, ya hay planes de abrir un estudio y escuela de locución, a cargo de una señora de origen español que no encontraba trabajo en su país, y se le ocurrió posiblemente lo mismo que estoy mencionando en este breve artículo. Y claro, ¡la mejor de las suertes a su nuevo estudio!