Manifiesto del Marzo Negro

Estándar

PREFACIO

El presente manifiesto fue escrito por mi persona como base ideológica para el Movimiento del Marzo Negro, propuesto por el grupo de hacktivismo Anonymous (del cual, aclaro, no formo parte), el cual se desarrolló durante el mes de marzo del año 2012. Este movimiento procuraba boicotear al sistema de derechos de autor, y procurar reemplazarlo por un sistema basado en la cultura copyleft. El objetivo falló drásticamente debido a la falta de conocimiento general sobre el tema, pero el manifiesto queda aquí para la posteridad. La versión original, a la fecha de edición de este artículo, sigue hospedada en la red social distribuida Diaspora.

CONSIDERANDO

  • Que el régimen de monopolio intelectual, vigente durante gran parte de la segunda mitad del segundo milenio, y en particular durante los últimos cien años, poco ha ayudado a cumplir su cometido original, que es el de promover las ciencias y las artes;
  • Que su existencia ha causado que un grupo minoritario controle las fuentes de información y cultura de la mayoría, en forma unilateral y perjudicial para esta; que también unilateralmente, aquella misma minoría ha demandado al gobierno, y logrado en múltiples ocasiones, extender indefinidamente los privilegios temporales que esta les otorga a aquellos, ganando así más facultades e influencia de las requeridas para funcionar, en una suerte de círculo vicioso;
  • Que dichas extensiones tienen como costo la pérdida gradual de libertad, soberanía, privacidad y seguridad de la ciudadanía;
  • Que la influencia que tiene esta minoría sobre la mayoría ha logrado manipular la ideología de las masas a favor de los intereses de las corporaciones y sus aliados;
  • Y que, si este sistema no es enfrentado enérgicamente, acabará por poner en bandeja de plata a la población en general en manos de los caprichos corporativos de unas cuantas empresas;

DECLARAMOS:

  • Que la ciudadanía en general tiene el derecho y el deber de conocer acerca del sistema de monopolio intelectual, su balance entre beneficios y perjuicios, los abusos a los que es sujeto, y las alternativas al mismo;
  • Que la ciudadanía no debe depender de la voluntad de los gobiernos para recuperar sus derechos, y debe procurar el desarrollo por su cuenta de invenciones, obras culturales, de expresión y educativas que sean de libre distribución y modificación (en adelante referidos colectivamente como «cultura libre»), como alternativa a los grupos monopólicos y protesta contra el sistema que les da poder;
  • Que la difusión de la cultura libre debe ser lo más democrática posible, y por tanto no puede depender de herramientas bajo monopolio intelectual para su difusión y modificación;
  • Que se han de usar los medios de comunicación en forma tal que la ciudadanía prefiera la cultura libre, tanto por sus ventajas técnicas como por las éticas, y eventualmente la adopte en forma exclusiva;
  • Que la cultura libre demanda medios de comunicación propios, democráticos y respetuosos de la privacidad, los cuales serán usados eventualmente como principal medio de difusión de la cultura libre;
  • Que la derivación es importante para el desarrollo de nuevas ideas, y han de aprovecharse los recursos de cultura libre ya existentes como base para desarrollar recursos actualizados o nuevos, sin descartar la importancia de las ideas originales.

Firmado en los sistemas interconectados que forman la red de redes, durante el llamado «Marzo Negro», el 31 de marzo del año 2012.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *